Convivencia y Negociación – Cantidad de cupos : 90

Categoría:

OBJETIVO GENERAL

Es necesario conocer las distinciones fundamentales que permiten mirar la diversidad de organizaciones como un conjunto de personas que se relacionan para entregar un servicio. Su éxito o fracaso se subordina a cómo las partes avanzan en la construcción de acuerdos a largo plazo. El objetivo del DIPLOMADO CONVIVENCIA Y NEGOCIACIÓN es entregar las capacidades y las habilidades para fortalecer y lograr acuerdos e influir en instalar conversaciones, así como construir relaciones basadas en la confianza, el respeto mutuo y el cumplimiento de las promesas.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

  • Reconocer que todo pasa en conversaciones. La forma que nos comunicamos y coordinamos los seres humanos es a través del lenguaje.
  • Reflexionar sobre la forma de construir acuerdos guiados por el deseo de generar una convivencia armónica.
  • Orientar a la contraparte en el cumplimiento de los compromisos como forma cultural de hacer comunidad.

PÚBLICO OBJETIVO

Dirigido a autoridades, funcionarios y funcionarias municipales, de asociaciones de municipalidades con personalidad jurídica y de gobiernos regionales

INSTITUCIÓN ENCARGADA DE IMPARTIR EL DIPLOMADO: Centro de Inteligencia Territorial de la Universidad Adolfo Ibáñez
COBERTURA: Nacional.
MODALIDAD: Online
CUPOS: 90

  • Como cualquier actividad, el mundo del trabajo ha pasado a ser un mundo diferente de lo que conocimos hasta el siglo XX. Hoy, la relación con los jefes, pares, subalternos, proveedores y clientes es fundamental porque permite una proyección en el tiempo que garantiza permanencia, vigencia, resultados y bienestar en el largo plazo.
  • Vivimos en nuestro país un presente histórico singular en donde algunos aspectos tradicionales de nuestro vivir cotidiano están cambiando en términos conductuales, de aspiraciones y deseos.
  • Si queremos que en nuestra comunidad chilena crezcan personas como ciudadanos éticos, responsables, colaboradores, participativos, conversadores, requerimos reflexionar sobre qué significa ese deseo, qué caminos innovadores debemos transitar, qué prácticas debemos abandonar y muy especialmente cómo debería ser la configuración del territorio compartido.
  • Esta transformación que busca el respeto a lo humano pone el acento en la dimensión ética de la convivencia en coherencia y armonía con el espacio ecológico que nos sostiene.
  • Para transformar una cultura se requiere cambiar la red de conversaciones que la constituye, y el hacer esto desde una reflexión y un deseo que surgen desde lo humano, requiere tanto de la razón como de la pasión para evitar caer en las conversaciones patriarcales de control y poder que negarían el intento en el mismo inicio.

No se han publicado anuncios